Tiroteo deja seis muertos y 30 heridos en un festival del 4 de Julio

Tiroteo en Chicago deja al menos seis muertos y una veintena de heridos.
Tiroteo en Chicago deja al menos seis muertos y una veintena de heridos.(Tyler Pasciak LaRiviere/Chicago Sun-Times via AP)
Publicado: 5 jul 2022, 09:19 GMT-5|Actualizado: 5 jul 2022, 09:33 GMT-5
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

Highland Park, Illinois (AP) - Un tirador disparó en un desfile del Día de la Independencia desde una azotea en los suburbios de Chicago, rociando a la multitud con disparos que inicialmente se confundieron con fuegos artificiales antes de que cientos de juerguistas de todas las edades huyeran aterrorizados. Al menos seis personas murieron y al menos 30 resultaron heridas.

Una persecución de una hora durante la cual los residentes se refugiaron en negocios o recibieron escoltas policiales a sus hogares terminó con una parada de tráfico y una breve persecución el lunes por la noche, cuando las autoridades detuvieron a un hombre que describieron como una persona de interés. No dieron motivos para el ataque en Highland Park, una comunidad muy unida a orillas del lago Michigan que ha atraído durante mucho tiempo a los ricos y, a veces, a los famosos.

El tiroteo del 4 de Julio fue solo el último en romper los rituales de la vida estadounidense. Las escuelas, las iglesias, las tiendas de comestibles y ahora los desfiles comunitarios se han convertido en campos de exterminio en los últimos meses. Esta vez, el derramamiento de sangre se produjo cuando la nación trató de encontrar motivos para celebrar su fundación y los lazos que aún la mantienen unida.

“Definitivamente golpea mucho más fuerte cuando no solo es tu ciudad natal, sino que también está justo frente a ti”, dijo el residente Ron Tuazon mientras él y un amigo regresaban a la ruta del desfile el lunes por la noche para recuperar sillas, mantas y una bicicleta para niños que él y su familia lo abandonaron cuando comenzó el tiroteo.

El tiroteo ocurrió en un lugar de la ruta del desfile donde muchos residentes habían apostado puntos de observación privilegiados temprano en el día para la celebración anual.

Entre ellos estaba Nicolás Toledo, quien visitaba a su familia en Illinois desde México. Le dispararon y murió en el lugar, dijo su nieta, Xochil Toledo, al Chicago Sun-Times. También fue asesinado Jacki Sundheim, miembro de la congregación de toda la vida y miembro del personal “querido” en la cercana North Shore Congregation Israel, que anunció su muerte en su sitio web.

Docenas de balas disparadas enviaron a cientos de asistentes al desfile, algunos visiblemente ensangrentados, a huir. Dejaron un rastro de artículos abandonados que mostraban la vida cotidiana súbita y violentamente interrumpida: una caja de galletas de chocolate derramada sobre el césped; una gorra infantil de los Cachorros de Chicago; cochecitos de bebé, algunos con banderas estadounidenses.

La policía también informó que otras dos docenas de personas fueron hospitalizadas después del tiroteo en Highland Park.

El desfile comenzó alrededor de las 10:00 de la mañana, pero se detuvo repentinamente unos 10 minutos después, cuando se escucharan disparos. Cientos de asistentes al desfile, algunos ensangrentados, huyeron de la ruta del desfile, dejando atrás sillas, cochecitos de bebé y mantas.

La nueva matanza se perpetró teniendo como telón de fondo una nación que trata de encontrar motivos para celebrar su fundación y los lazos que aún la mantienen unida. Se suponía que era un día para no acudir al trabajo, asistir en masa a los desfiles, devorar hot dogs y hamburguesas en parrilladas y reunirse bajo un manto de estrellas y fuegos artificiales.

Christopher Covelli, portavoz de la Fuerza Especial contra Crímenes Graves del Condado Lake, dijo en una conferencia de prensa que el hombre armado aparentemente abrió fuego contra los asistentes al desfile desde un techo con un fusil que las autoridades recuperaron en el lugar. Covelli no sabía desde cuál edificio se realizaron los disparos.

“El 4 de Julio es un día sagrado en nuestro país, es un momento para celebrar la bondad de nuestra nación, la única nación en la Tierra fundada en base a una idea: que todas las personas son creadas iguales”, tuiteó el presidente estadounidense Joe Biden el lunes por la mañana. “No se equivoquen, nuestros mejores días aún están por venir”.

Se viven tiempos precarios: Una recesión económica acecha, y el tiroteo en Highland Park pesará en una psique nacional que ya está deteriorada debido a masacres como las que se vivieron recientemente en una escuela primaria de Texas y un supermercado de Nueva York.

Profundas divisiones sociales y políticas también se han puesto al descubierto por las decisiones recientes de la Corte Suprema de revocar el derecho constitucional al aborto y una ley de Nueva York que limitaba la portación de armas de fuego en público.

“El Día de la Independencia no se siente como una celebración cuando nuestros derechos básicos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad están en peligro”, tuiteó la fiscal general de Nueva York, Letitia James. “Hoy, los exhorto a imaginar lo que podría ser esta nación si estuviéramos a la altura de nuestros valores”.

Sin embargo, muchos también vieron razones para reunirse y celebrar por primera vez en tres años tras el relajamiento de las medidas precautorias por el coronavirus.

Baltimore reanudó el lunes sus celebraciones del Día de la Independencia después de una pausa de dos años, para deleite de residentes como Kirstan Monroe.

“Me siento feliz de ver que el centro de la ciudad se está volviendo a unir, como se supone que debe ser”, dijo Monroe a WBAL-TV.

Exhibiciones coloridas, grandes y pequeñas, iluminarán el cielo nocturno en ciudades desde Nueva York hasta Seattle, desde Chicago hasta Dallas. Sin embargo, otros, particularmente en las regiones del oeste afectadas por la sequía y propensas a los incendios forestales, se abstendrán.

Se sospecha que los fuegos artificiales fueron la causa de un incendio en Centerville, Utah, que provocó la evacuación de docenas de hogares y la cancelación de algunos de sus eventos del Día de la Independencia, de acuerdo con las autoridades.

La situación es distinta en Phoenix, que tampoco lanzará fuegos artificiales nuevamente —no por la pandemia o preocupaciones por incendios_, sino debido a problemas en la cadena de suministro.

En emotivas ceremonias en todo el país, algunos prestarán juramento de ciudadanía, lo que les permitirá votar en las elecciones intermedias a fin de año.

Durante una ceremonia de naturalización celebrada en Mount Vernon, hogar de George Washington en Virginia, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo a 52 personas originarias de 42 países que eran esenciales para construir una sólida fuerza laboral.

“Los inmigrantes fortalecen nuestra fuerza laboral y, en el proceso, ayudan a impulsar la resiliencia y la vitalidad de nuestra economía”, dijo Yellen en declaraciones preparadas para el evento del lunes.

Para muchos, el 4 de Julio también es una oportunidad para dejar de lado las diferencias políticas y celebrar la unidad, reflexionando sobre la revolución que dio origen a la democracia más longeva de la historia.

“Siempre hay algo que nos divide o nos une”, señaló Eli Merritt, historiador político de la Universidad de Vanderbilt, cuyo libro próximo a publicarse narra la turbulenta fundación de Estados Unidos.

Sin embargo, Merritt considera que las audiencias del 6 de enero que investigan el asalto al Capitolio de Estados Unidos ocurrido el año pasado son un motivo de esperanza y una oportunidad para respaldar a las instituciones democráticas. Aunque no todos los estadounidenses o sus representantes electos están de acuerdo con el trabajo de la Comisión Selecta, Merritt se siente alentado por el hecho de que al menos es algo bipartidista.

“El valor moral como un lugar para que los estadounidenses su esperanza esperanza, la voluntad de defender lo que es correcto y cierto, a pesar de las consecuencias negativas para uno mismo”, dijo. “Ese es un elemento aglutinador esencial en la democracia constitucional”.

___

Calvan reportó desde Nueva York y Foody desde Chicago. Los periodistas de The Associated Press Michael Tarm y Roger Schneider en Highland Park, Illinois; Fatima Hussein en Washington; Stephen Groves en Sioux Falls, Dakota del Sur; Amy Beth Hanson en Helena, Montana; y Jennifer Peltz en Nueva York contribuyeron a este despacho.

Derechos de autor 2022 Associated Press. Reservados todos los derechos.