Advertisement

Las vacunas facilitan el Día de Acción de Gracias, pero sigue habiendo puntos conflictivos

COVID
COVID(CDC)
Published: Nov. 25, 2021 at 3:37 PM CST
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

(AP) - Estados Unidos afronta su segundo Acción de Gracias de la pandemia en mejor forma que la primera vez, gracias a la vacuna, aunque en algunas regiones se están produciendo repuntes de casos de COVID-19 que podrían empeorar a medida que las familias viajan por el país para celebrar reuniones que hace un año eran imposibles.

Casi 200 millones de estadounidenses están totalmente vacunados. Eso deja a decenas de millones que aún no se han vacunado, algunos de ellos por rebeldía. Los hospitales del frío Medio Oeste, especialmente en Michigan y Minnesota, están llenos de pacientes con COVID-19 que en su mayoría no están vacunados.

Los hospitales de Michigan informaron de unos 3,800 pacientes con coronavirus al comienzo de la semana, con un 20% en unidades de cuidados intensivos, cifras que se acercan a los días más sombríos del comienzo de la pandemia en 2020. El estado tuvo el martes una tasa de nuevos casos en siete días de 572 por cada 100.000 personas, la más alta del país, seguida por New Hampshire con 522.

En el oeste, Nuevo México, Arizona, Colorado, Utah y Montana también ocuparon los primeros puestos. Algunas comunidades de Colorado, incluida Denver, están recurriendo a las órdenes de mascarilla en interiores para reducir el riesgo, una política que también se ha adoptado en el área de Buffalo, Nueva York, y en el condado de Santa Cruz, California.

Las estadísticas en Michigan son “horribles”, dijo el Dr. Matthew Trunsky, especialista en enfermedades respiratorias de Beaumont Health en los suburbios de Detroit.

“Hemos cogido frío y nos hemos metido en casa y tenemos enormes bolsas de gente sin vacunar”, dijo. “No puedes tener bolsas de gente no vacunada que no quiere estar enmascarada y no esperar que haya brotes, no esperar que se pierdan padres, no esperar que se pierdan profesores”.

Durante una reciente visita a la consulta, animó a un paciente que utiliza oxígeno a vacunarse. El paciente se negó y ahora está en el hospital con COVID-19, dependiendo desesperadamente de aún más oxígeno, dijo Trunsky.

Dijo que sigue encontrando pacientes y sus familiares que defienden teorías conspirativas sobre la vacuna.

“Hemos tenido varias personas de 40 años que han muerto en el último mes, 100% sin vacunar”, dijo Trunsky. “Es increíblemente triste ver morir a una mujer con adolescentes. Especialmente con ese grupo de edad, es casi 100% prevenible”.

En Detroit, donde menos del 40% de los residentes elegibles fueron vacunados completamente, el alcalde Mike Duggan dijo que las hospitalizaciones se han duplicado desde principios de noviembre.

“Tenemos demasiadas personas en este país que hemos perdido porque creyeron algunas tonterías en internet y decidieron no vacunarse”, dijo Duggan, un ex ejecutivo de hospitales.

Sin la vacuna, que estuvo disponible a mediados de diciembre de 2020, hace un año Estados Unidos registraba una media de 169,000 casos y 1,645 muertes al día, y unas 81,000 personas estaban en el hospital con COVID-19. Ahora Estados Unidos tiene una media de 95,000 casos, 1,115 muertes y 40,000 personas en el hospital.

Los aeropuertos han estado atascados. Más de 2.2 millones de personas pasaron por los controles de seguridad el viernes, el día más ajetreado desde que la pandemia suspendió los viajes a principios de 2020. En algunos días recientes, la cifra duplicó la de Acción de Gracias de hace un año.

Sarene Brown y sus tres hijos, todos vacunados, volaban a Atlanta desde Newark, Nueva Jersey, para ver a su familia. Personas cercanas a ellos han muerto a causa del COVID-19.

“Estoy agradecida por estar aquí, y no estar en el cielo, y estoy agradecida por mi familia y porque Dios me ayudó a sobrevivir”, dijo Neive Brown, de 7 años, que recibió su primera dosis.

Más de 500,000 estadounidenses han muerto a causa del COVID-19 desde el último Día de Acción de Gracias, lo que supone un número total de muertes de más de 770,000.

“Animamos a las personas que se reúnen a hacerlo de forma segura después de haberse vacunado completamente, como venimos diciendo desde hace meses”, dijo la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. “Creo que esto es muy diferente porque realmente tenemos las herramientas para prevenir la gran mayoría de los casos”.

El Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute, dijo que su optimismo se ve atenuado por la capacidad de la variante delta de saltar de una persona a otra, especialmente entre los millones de personas que no están vacunadas o que deben recibir un refuerzo.

“Eso equivale a una vulnerabilidad muy alta”, dijo Topol.

El hospital público de Denver, Denver Health, está enviando a la gente a otro lugar por falta de camas. Los miembros del personal estaban agotados de tratar a los pacientes de COVID-19 y a otros que habían pospuesto otras necesidades médicas, dijo el director ejecutivo Robin Wittenstein.

“Nuestro sistema está al borde del colapso”, dijo.

Arizona informó de la existencia de al menos 2.551 pacientes de COVID-19 en los hospitales, muy por debajo del pico del invierno pasado, pero todavía motivo de preocupación. Los funcionarios dijeron que las camas eran limitadas.

___

Los reporteros de AP Colleen Slevin en Denver, Corey Williams en Detroit, Ted Shaffrey en Newark, Nueva Jersey, y la escritora médica de AP Carla K. Johnson contribuyeron a esta historia.

Copyright 2021 The Associated Press. Todos los derechos reservados.