Advertisement

Las tribus están de luto en Acción de Gracias: “No hay razón para celebrar”.

ARCHIVO - Los partidarios de los nativos americanos hacen una pausa tras una oración durante el...
ARCHIVO - Los partidarios de los nativos americanos hacen una pausa tras una oración durante el 38º Día Nacional del Luto en Coles Hill, en Plymouth, Massachusetts, el 22 de noviembre de 2007.(AP Photo/Lisa Poole, File)(AP Photo/Lisa Poole, File)
Published: Nov. 25, 2021 at 3:57 PM CST
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

(AP) - Miembros de tribus indígenas de toda Nueva Inglaterra se reúnen en la ciudad costera donde se asentaron los peregrinos, no para dar las gracias, sino para llorar a los pueblos indígenas de todo el mundo que han sufrido siglos de racismo y maltrato.

La solemne celebración del Día Nacional del Luto que tendrá lugar el jueves en el centro de Plymouth, Massachusetts, recordará la enfermedad y la opresión que los colonos europeos trajeron a Norteamérica.

“Nosotros, los nativos, no tenemos ningún motivo para celebrar la llegada de los peregrinos”, dijo Kisha James, miembro de las tribus Aquinnah Wampanoag y Oglala Lakota y nieta de Wamsutta Frank James, fundador del evento.

“Queremos educar a la gente para que entienda que las historias que todos aprendimos en la escuela sobre el primer Día de Acción de Gracias no son más que mentiras”. Los wampanoag y otros pueblos indígenas no han vivido felices para siempre desde la llegada de los peregrinos”, dijo James.

“Para nosotros, el Día de Acción de Gracias es un día de luto, porque recordamos a los millones de nuestros antepasados que fueron asesinados por colonos europeos no invitados, como los peregrinos. Hoy, nosotros y muchos pueblos indígenas de todo el país decimos: ‘No gracias, no dar’”.

Es el 52º año que los Indios Americanos Unidos de Nueva Inglaterra organizan el acto del Día de Acción de Gracias. La tradición comenzó en 1970.

Los indígenas y sus simpatizantes se reunirán a mediodía en persona en Cole’s Hill, un montículo barrido por el viento que domina Plymouth Rock, un monumento a la llegada de los colonos. También se retransmitirá en directo el acto.

Los participantes tocarán tambores, ofrecerán oraciones y condenarán lo que los organizadores describen como “el sistema injusto basado en el racismo, el colonialismo de los colonos, el sexismo, la homofobia y la destrucción de la Tierra con fines de lucro” antes de marchar por el centro del distrito histórico de Plymouth.

Este año también destacarán el problemático legado de los internados federales que pretendían asimilar a los jóvenes indígenas a la sociedad blanca, tanto en Estados Unidos como en Canadá, donde se han descubierto cientos de cadáveres en los terrenos de los antiguos internados para niños indígenas.

Brian Moskwetah Weeden, presidente del Consejo Tribal Mashpee Wampanoag, declaró en la radio pública de Boston a principios de esta semana que los estadounidenses tienen una deuda de gratitud con su tribu por haber ayudado a los peregrinos a sobrevivir a su primer y brutal invierno.

“La gente tiene que entender que hay que dar las gracias todos los días: así pensaban nuestros antepasados y navegaban por este mundo”, dijo Weeden. “Porque éramos agradecidos, estábamos dispuestos a compartir... y teníamos buenas intenciones y un buen corazón”.

Eso no fue correspondido a largo plazo, añadió Weeden.

“Por eso, 400 años después, seguimos sentados aquí luchando por el poco terreno que aún tenemos, y tratando de hacer que el ELA y el gobierno federal rindan cuentas”, dijo.

“Porque 400 años después, no tenemos mucho que mostrar o por lo que estar agradecidos. Así que creo que es importante que todo el mundo esté agradecido por nuestros antepasados que ayudaron a los peregrinos a sobrevivir, y que jugaron un papel intrincado en el nacimiento de esta nación.”

Copyright 2021 The Associated Press. Todos los derechos reservados.