¿Es seguro regresar al gimnasio a este punto de la pandemia de COVID-19? Explicamos qué dicen los expertos

Es un hecho que entrenar en un espacio cerrado con otras personas sigue representando un riesgo, pero las autoridades de salud ofrecen recomendaciones para disminuir el peligro de contagio. Le ofrecemos más información para que haga ejercicio de forma segura.

¿Es seguro regresar al gimnasio a este punto de la pandemia de COVID-19? Explicamos qué dicen los expertos
. (Source: Pixabay)

(TELEMUNDO) - Llevamos más de un año de pandemia y entre mucha gente persiste esta pregunta: ¿es seguro volver a los gimnasios o a las clases de yoga y otros deportes en espacios cerrados?

Lo primero a decir es que hacer ejercicio dentro de un gimnasio, con otras personas, sigue representando un riesgo de contagio de COVID-19, según las autoridades de salud. “Está demostrado que el COVID-19 se propaga en gimnasios, clases de entrenamiento y estudios”, señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)”.

Un reciente estudio de los CDC, publicado a inicios de marzo, reveló cómo pese a diversas medidas de mitigación, 55 de 81 asistentes a sesiones de entrenamiento en un gimnasio de Chicago se contagiaron durante un brote de COVID-19 en agosto del año pasado.

Dicho gimnasio requería el uso de mascarillas y realizaba controles de temperatura y síntomas al ingresar. Los clientes llevaban sus propias colchonetas y pesas y se ubicaron a una distancia mayor a seis pies. Sin embargo, se les permitió quitarse las mascarillas durante el ejercicio. “El uso poco frecuente de mascarillas al participar en clases de ejercicio en interiores probablemente contribuyó a la transmisión”, señala el reporte.

En los últimos meses, gimnasios y centros deportivos han reabierto en casi todo el país, en algunos casos luego de la presión que ejercen clientes y propietarios de estos locales. Pero lo cierto es que las autoridades de salud siguen recomendando realizar actividades de ejercicio “completamente al aire libre o de forma virtual” para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

La forma más simple de prevenir el COVID-19 es limitar nuestra exposición al virus, evitando los espacios interiores abarrotados y limitando la cantidad de tiempo que pasamos en sitios cerrados con personas que no forman parte del mismo hogar, explicó recientemente en una sesión del Congreso la especialista Linsey C. Marr, profesora de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech, quien ha estudiado la transmisión aérea de virus durante más de una década.

Entonces, ¿qué deben hacer las personas que deciden ejercitarse en un gimnasio o en un estudio de fitness? Los expertos médicos recomiendan usar mascarillas en los gimnasios, incluso durante actividades de alta intensidad y permanecer en todo momento al menos a seis pies de distancia de otras personas. Aunque algunas organizaciones, como la empresa Crossfit –que sigue los lineamientos de un panel asesor entre cuyos integrantes está la ingeniera Linsey C. Marr– recomienda a los gimnasios afiliados mantener al menos 10 pies de distancia entre sus clientes.

Los CDC tienen una serie de lineamientos para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19 en gimnasios y centros de entrenamiento cerrados. Estos son algunos de ellos:

  • Limite las actividades de alta intensidad a entornos al aire libre.
  • Utilice una mascarilla en todo momento y elija un gimnasio que les exija su uso al personal y a todos los clientes.
  • Busque gimnasios o locales de entrenamiento que tengan techos altos y buena ventilación, donde abran puertas y ventanas y preferiblemente utilicen purificadores de aire portátiles con filtros HEPA.
  • Lávese las manos con agua y jabón por 20 segundos, o use un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol, antes y después de usar las máquinas.
  • Vaya al gimnasio en los horarios donde hay menos personas, para disminuir el riesgo de contagio.
  • Si decide entrenar en espacios cerrados, trate de hacer sesiones breves, para evitar una exposición prolongada al virus. Una sesión de entrenamiento de 45 minutos es más riesgosa, si se tiene en cuenta que los CDC estableció un umbral de 15 minutos para que un acercamiento a alguien que tiene COVID-19 sea considerado como “contacto cercano”, según explica una nota del proyecto ‘Querida pandemia’, una plataforma para combatir la desinformación sobre el COVID-19, que dirige un grupo de investigadoras y especialistas médicas en Estados Unidos.
  • No vaya a un gimnasio si presenta síntomas de COVID-19 o si resultó positivo en una prueba aunque sea asintomático.

Tome en cuenta que el ejercicio de alto impacto probablemente aumenta el riesgo de contagio, pues a mayor intensidad, hay más partículas respiratorias en el aire. Ejercicios extenuantes, como las clases de spinning o baile, hacen que nuestra frecuencia respiratoria aumente más que en los entrenamientos más ligeros, como el yoga o Pilates, explicó a The New York Times el doctor Michael Koehle, director del Laboratorio de Fisiología Ambiental de la Universidad de Columbia Británica.

“A bajas intensidades –yoga, pilates y algunos ejercicios de fuerza– puedes respirar más por la nariz, que es un filtro natural”, dijo el Dr. Koehle.

Por otro lado, si usted ya fue vacunado contra el COVID-19 y recibió las dos completas, el riesgo de contraer el virus disminuye considerablemente, según explicó a Noticias Telemundo la doctora Jenell Stewart, especialista en enfermedades infecciosas y profesora del Centro Internacional de Investigaciones Clínicas de la Universidad de Washington. Sin embargo, las autoridades de salud recomiendan a las personas vacunadas mantener los protocolos de seguridad si van al gimnasio u otros espacios cerrados, especialmente el uso de una mascarilla ajustada.

Las medidas de prevención para gimnasios y centros de entrenamiento pueden variar en los estados y las ciudades, según avanza la tasa de contagio y el proceso de vacunación. Procure conocer las reglas que deben cumplir los gimnasios locales. Por ejemplo, en el estado de Nueva York, se requiere que las personas en el interior de un gimnasio no superen el 33% de la ocupación máxima permitida en condiciones normales, mientras que en Carolina del Norte, la cantidad de personas en el interior del edificio no puede superar al 75% de la ocupación máxima de emergencia.