Incluso tras vacunarse, muchos todavía temen contraer el COVID-19: esto aconsejan expertos

Mientras que algunos celebran que la nueva normalidad está más cerca, para otros pensar en tener que socializar aún vacunados les produce una ansiedad paralizante pues la pandemia aún no termina. Esto es lo que recomiendan los expertos.

Incluso tras vacunarse, muchos todavía temen contraer el COVID-19: esto aconsejan expertos
. (Source: Benjamin White / CC BY-SA 2.0)

(TELEMUNDO) - Desde el comienzo de la pandemia, Kit Breshears ha estado aterrorizado de contraer el coronavirus. Vacunarse no cambió eso por arte de magia.

Durante los últimos 13 meses, Breshears, de 44 años, de Buffalo, Minnesota, no ha puesto un pie en una tienda o restaurante, ni siquiera para comprar comida para llevar. Todas las visitas a familiares y amigos han ocurrido por Zoom.

Cuando recibió su segunda inyección de la vacuna contra el COVID-19 a principios de este mes, sintió alivio, dijo, pero con la pandemia aún en curso, le resultó imposible calmar su ansiedad.

Kit Breshears.
Kit Breshears. (Source: Cortesía de Kit Breshears)

“Mi temor es que no se vacunen suficientes personas, o que no se vacunen pronto, y terminemos con una variante horrible que surja y nos devuelva a donde estamos”, dijo Breshears, un director de comunicaciones en una universidad local. “No quiero estar sentado en una sala de cine al lado del ‘paciente cero’ de una variante que sí le haga frente a la vacuna”.

Ahora que más de 93 millones de personas, o más de una cuarta parte de Estados Unidos, están completamente vacunadas, han surgido dos equipos: los que recuperan el tiempo perdido con fiestas en casa, happy hours y viajes, y los que no pueden deshacerse del miedo de que todavía pueden contraer el coronavirus.

Breshears está lejos de ser el único en esa última categoría. Una encuesta publicada el mes pasado por la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que el 48% de los adultos que han sido vacunados dijeron que se sentían “incómodos” de regresar a las interacciones en persona una vez que la pandemia haya terminado.

Por el momento, cierta timidez es algo buena, dicen los expertos en salud pública.

“Todavía estamos en la fase de contención de la enfermedad de la pandemia”, dijo Tener Goodwin Veenema, profesor e investigador invitado en el Centro Johns Hopkins para la Seguridad Sanitaria. Las personas completamente vacunadas deben sentirse seguras de la protección que han recibido, dijo, pero aún deben usar sus máscaras en público y evitar grandes grupos de personas desenmascaradas.

No obstante, para la gente sana y completamente vacunada, el miedo a contraer COVID-19 no debería ser paralizante, dijo Vaile Wright, psicóloga clínica y directora senior de innovación en el cuidado de la salud de la Asociación Estadounidense de Psicología.

“Con pandemias anteriores, como el SARS y el ébola, hemos visto agorafobia”, dijo, refiriéndose al trastorno de ansiedad en el que la gente teme tanto a determinadas situaciones que es posible que no abandone sus hogares. “Al final del día, si usted está realmente pasando trabajo, entonces es hora de buscar ayuda profesional”.

Wright dice que anticipa que muchas personas seguirán sintiéndose ansiosas mientras esperan más respuestas sobre qué tan sólidas son las vacunas a largo plazo. También les angustia cómo será la vida después de la pandemia, ya sea el regreso al lugar de trabajo o que los niños regresen a la escuela a tiempo completo.

“Ha habido este diálogo de que si podemos lograr la vacuna, entonces todo estará bien”, dijo. “Pero va a haber una persistente sensación de ansiedad en el futuro, porque la incertidumbre aún permanece”.

¿Qué tan preocupado debería estar una vez que esté vacunado?

Los estudios indican que las vacunas ofrecen una fuerte protección contra el coronavirus.

Según un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) publicado en marzo, se descubrió que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna tenían una efectividad de alrededor del 90% contra las infecciones según datos recabados en el mundo real. Si bien aún no se sabe cuánto dura la protección, la inmunidad de esas vacunas parece durar al menos seis meses.

La inyección de dosis única de Johnson & Johnson, mientras tanto, tuvo una efectividad del 66.3% en general en los ensayos clínicos para prevenir enfermedades y pareció ser 100% efectiva para prevenir hospitalizaciones y muertes por el virus. (Estados Unidos puso recientemente esa vacuna en una breve pausa mientras investigaba informes de coágulos sanguíneos muy raros relacionados con ella. El viernes, los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos anunciaron que Estados Unidos puede reanudar la aplicación de la vacuna).

Ha habido los llamados casos extraordinarios de personas completamente vacunadas que contraen COVID-19: a principios de este mes, los CDC dijeron que habían recibido reportes de unas 5,800 infecciones entre los casi 77 millones de personas en los EE.UU. que se habían vacunado en ese momento.

Estos casos extraordinarios no son inesperados, dicen los expertos.

“Ninguna vacuna es 100% efectiva. Estas vacunas no son una excepción”, dijo el Dr. Adam Ratner, director de enfermedades infecciosas pediátricas en NYU Langone Health. “Para muchas personas, la protección que reciben puede ser lo que los proteja contra la necesidad de ir al hospital, enfermedades graves o la muerte, incluso si terminan contrayendo una infección de COVID-19”.

Entre los casos extraordinarios, solo el 7% requirió hospitalización, dijeron los CDC, y 74 personas murieron. Las muertes representan menos del 0.0001% de todas las personas completamente vacunadas.

Aún así, muestran que necesitamos tener un “control a nivel de población de este virus”, agregó.

Los expertos dicen que esto será particularmente importante a medida que las variantes continúen surgiendo y diseminándose, aunque hasta ahora, las vacunas han funcionado bien contra ellas en los ensayos. La semana pasada, el New England Journal of Medicine documentó a dos personas completamente vacunadas con casos extraordinarios ligados a variantes; ambos tenían síntomas leves.

“Refuerza esta carrera por vacunar a un número suficiente de personas y lograr más inmunidad antes de que las variantes puedan continuar propagándose y mutando y fortaleciéndose”, dijo Goodwin Veenema.

Si bien cada día se vacunan más personas, la pandemia está lejos de acabarse. En promedio, todavía hay alrededor de 60,000 nuevos casos diarios de COVID-19 diagnosticados en todo el país. El médico de enfermedades infecciosas más importante del país, el Dr. Anthony Fauci, ha dicho constantemente que los estados no deben levantar las restricciones de coronavirus hasta que los casos nuevos caigan por debajo de los 10,000 diarios.

La protección máxima que ofrecen las vacunas se produce dos semanas después de la segunda dosis para Pfizer y Moderna y dos semanas después de la dosis única de Johnson & Johnson.

En ese momento, dicen los CDC, las personas completamente vacunadas pueden asistir a pequeñas reuniones en interiores, sin mascarilla, con otras personas completamente vacunadas, o incluso con personas no vacunadas que están sanas y no corren riesgo de sufrir complicaciones graves de COVID-19, como los nietos pequeños.

Qué hacer y qué no si está ansioso

No todos están listos para volver a la vida pre-pandémica. Los psicólogos instan a todos a tener paciencia, tanto con ellos mismos como con los demás, ya que todos nos adaptamos a la idea de que estar completamente vacunados significa que podemos realizar con seguridad algunas de las actividades que tuvimos que abandonar abruptamente cuando golpeó la pandemia.

“Reconozca que la otra persona puede que no esté donde usted está todavía, y eso no significa que esté equivocada”, dijo Wright.

Si se siente ansioso por hacer cosas que se encuentran dentro de las pautas seguras de los CDC para personas completamente vacunadas, Wright sugiere identificar los pequeños pasos que puede tomar.

“Hay personas que no han ido al supermercado en un año. Las tiendas de comestibles son bastante seguras si usa una mascarilla, así que tal vez ese sea el primer paso”, dijo. “Y luego, tal vez, pase a almorzar afuera con un amigo que también esté completamente vacunado”.

Dar esos pasos, dijo, es fundamental.

“Lo peor que puede hacer la gente es seguir evitando situaciones seguras y relativamente seguras porque eso, en esencia, nos refuerza que estas son situaciones aterradoras e inaccesibles”, dijo. “Cuanto más continúe evitándolo, más difícil será superarlo”.

Breshears, el hombre de Minnesota que recibió su segunda vacuna a principios de este mes, no se siente listo para volver al cine, una actividad que solía hacer todos los fines de semana.

Pero saber que tiene protección contra el virus, y escuchar cada día de más personas que también la tienen, lo está ayudando a desarrollar la confianza para hacer otras cosas. Está considerando ir a las tiendas en lugar de depender de las entregas. El mes que viene, él y su pareja esperan tener una noche de cine en su casa con algunos otros amigos completamente vacunados.

Breshears, quien dijo que ha sufrido de ansiedad desde que era adolescente, dijo que se siente cómodo con la idea de estar en un pequeño grupo de personas cuyo estado de vacunación conoce y que está emocionado de ver a sus amigos.

Pero la próxima noche de películas ha aumentado su ansiedad por una razón diferente: será una prueba de habilidades sociales que se sienten oxidadas.

“¿De qué vamos a hablar?” dijo, riendo. “Estoy tan preocupado porque no voy a saber cómo actuar con la gente”.