¿Escasez de sobres de ketchup? Sí, está pasando en Estados Unidos y es otra consecuencia de la pandemia

Primero fue el papel higiénico, después los productos de limpieza. Ahora las cadenas de suministro dislocadas por el COVID-19 afectan la producción y distribución de este popular condimento.

¿Escasez de sobres de ketchup? Sí, está pasando en Estados Unidos y es otra consecuencia de la pandemia
Paquetes de Ketchup (Source: Steven Depolo / CC BY 2.0)

(TELEMUNDO) - Si usted es alguien que se identifica con la frase “le pongo ketchup a mi ketchup”, le interesará –y quizá le horrorice un poco– saber que unas de las presentaciones más populares de este producto escasea en todo el país.

Como informó por primera vez The Wall Street Journal, hay reportes de que los paquetes individuales de ketchup escasean en estos momentos, y los restaurantes y las cadenas de comida rápida están teniendo problemas para satisfacer la demanda.

La salsa de tomate siempre ha sido un condimento básico para los estadounidenses, pero desde que la pandemia obligó a muchos restaurantes a aumentar su oferta de comida para llevar, la demanda de esos prácticos paquetes individuales se disparó rápidamente. Y las reglas de la oferta y la demanda han llevado a un aumento del 13% en los precios de los paquetes desde 2020, según el periódico.

Las cadenas de comida rápida siempre han repartido estos paquetes desechables, pero los restaurantes han colocado tradicionalmente botellas de ketchup en las mesas o lo han vertido en un bol para los clientes. Ahora que ambos modelos de servicio de comida compiten por los paquetes, o sobres, como los llaman los expertos del sector, la cadena de suministro se ha puesto al límite.

Kraft Heinz es, por supuesto, el fabricante de salsa de tomate más conocido, y la empresa representa casi el 70% del mercado minorista estadounidense, informó el Wall Street Journal. Con más gente comiendo en casa, las ventas de botellas de ketchup también han aumentado un 15% en el último año, hasta superar los 1,000 millones de dólares en 2020.

Como resultado de la escasez en la cadena de suministro, muchos restaurantes están limitando el número de paquetes que dan a los clientes o recurren a la compra de marcas genéricas de salsa de tomate que normalmente no utilizan. Algunas populares cadenas de comida rápida, como Long John Silver’s y Texas Roadhouse, han tenido incluso que recurrir a proveedores secundarios para obtener los paquetes.

Steve Cornell, ejecutivo de Kraft Heinz, dijo a TODAY Food que la compañía está trabajando duro para mantener la demanda de esos codiciados paquetes de ketchup, ya que la industria de la comida para llevar sigue aumentando.

“El inigualable amor de los consumidores por nuestra icónica marca HEINZ, así como nuestra larga asociación con la industria de restaurantes, son dos responsabilidades que nos tomamos muy en serio, razón por la cual realizamos inversiones estratégicas de fabricación al comienzo de la pandemia para mantener el ritmo de la demanda de paquetes de ketchup impulsada por la aceleración de las tendencias de entrega y comida para llevar”, escribió en una declaración por correo electrónico.

Cornell también señaló que Kraft Heinz ha estado buscando nuevas opciones de envasado para ayudar a evolucionar con su industria.

“Al mismo tiempo, también hemos acelerado las innovaciones culinarias y de envasado enfocadas al futuro, así como los planes de expansión de la fabricación, ya que creemos que hay una enorme oportunidad para hacer crecer nuestras marcas en la emocionante industria de los restaurantes”, dijo.

Los fans de la marca de ketchup, con 150 años de antigüedad, recordarán que Kraft Heinz inventó una bandeja de salsa de tomate de una sola porción llamada Dip & Squeeze en 2011. En noviembre de 2020, la marca también lanzó un dispensador sin contacto para ayudar a ofrecer a los restaurantes una forma higiénica de permitir a los clientes dispensar sus propios condimentos.

De cara al futuro, Cornell dijo que la empresa apuesta por sus múltiples líneas de producción nuevas, que espera que permitan aumentar la producción en un 25%, hasta alcanzar los 12,000 millones de paquetes de ketchup al año.

Los paquetes de salsa de tomate son la última escasez tras la pandemia. Comenzó con la ausencia del papel higiénico, que se agotó porque todo el mundo salió a comprar en grandes cantidades. La escasez de carne no tardó en extenderse y los panaderos caseros también compraron harina y levadura en masa.

Curiosamente, los frigoríficos también escaseaban, al igual que los envases Mason, ya que la gente empezó a hacer encurtidos como pasatiempo. Ni siquiera el pepperoni se salvó, y el precio del popular ingrediente de la pizza empezó a subir durante el verano.

Si no encuentra sus queridos paquetes o botellas de ketchup, sepa que hacer el suyo propio siempre es una opción.