Advertisement

Meghan Markle acusa a la familia real británica de racismo y asegura que pensó en suicidarse

El príncipe Harry y su esposa conceden una reveladora entrevista a Oprah Winfrey tras dejar la familia real.
Megan Markle y Principe Harry en una entrevista exclusiva con Oprah
Megan Markle y Principe Harry en una entrevista exclusiva con Oprah(Harpo Productions / CBS)
Updated: Mar. 8, 2021 at 5:39 PM CST
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

(TELEMUNDO) - La presión por sentirse bajo escrutinio público llevó a Meghan, duquesa de Sussex y esposa del príncipe Harry, a tener pensamientos suicidas, según confesó ella misma en una reveladora entrevista con la celebre presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

“Realmente me daba vergüenza admitirlo en el momento y admitírselo a Harry, especialmente porque sé cuántas pérdidas ha tenido, pero sabía que si no lo hubiera dicho, lo habría hecho. Yo no quería seguir viviendo”, dijo Meghan.

En la amplia entrevista, emitida en la cadena CBS, Meghan también hizo una acusación sobre las opiniones de la familia real británica con respecto al tema racial.

En los meses que precedieron el nacimiento de Archie, el hijo de la pareja, miembros de la realeza “mantuvieron conversaciones y expresaron preocupación acerca de cuán oscura podría ser la piel” del bebé, según dijo Meghan.

La revelación asombró a Winfrey, quien contestó: “¿Qué?”.

“Hubo varias conversaciones”, contestó Meghan.

Winfrey presionó a la duquesa de Sussex para que diera nombres, pero ella se negó a hacerlo. “Creo que sería muy perjudicial para ellos”, dijo.

Harry confirmó que se le preguntó sobre el color de la piel de su hijo, pero no identificó a quien lo hizo ni cuándo ocurrió.

“Esa conversación nunca la voy a compartir. Pero en ese momento, todo estaba bien, estaba un poco asombrado”, dijo. “No me siento cómodo compartiéndolo”.

Meghan dijo también que rompió a llorar antes de su propia boda por discusiones con su cuñada Kate, la duquesa de Cambridge.

Se trató de la primera entrevista larga concedida desde que Harry y Meghan dejaron la familia real británica. Ambos accedieron a hablar del tratamiento recibido en el Palacio de Buckingham y de su decisión de empezar una nueva vida en Estados Unidos.

Meghan dijo que sintió que había perdido su libertad tras entrar en la familia real y que era “liberador” poder hablar finalmente. Tanto Harry como su esposa negaron haber tomado por sorpresa a la familia real con su decisión.

Harry dijo que tuvo múltiples conversaciones con la reina Isabel II y el príncipe Charles, quienes son su abuela y su padre, sobre cómo se anunciaría la decisión. En un momento, durante esas largas charlas, Charles “dejó de atender” sus llamadas, dijo Harry.

“Tomé el asunto en mis propias manos”, agregó el príncipe sobre su salida de la familia real. “Necesito hacer esto por mi familia. Esto no es una sorpresa para nadie. Es realmente triste que haya llegado a este punto. Tuve que hacer algo por mi propia salud mental, por la de mi esposa y también por la de Archie”.

Meghan agradeció a su esposo por tomar la decisión final de alejarlos del centro de la vida real. “Tomaste una decisión que nos salvó, ciertamente me salvó la vida y nos salvó a todos”, dijo.

Harry dijo que él y su abuela, la reina, conversaron regularmente por chat durante la pandemia en 2020. Ella incluso ha tenido llamadas de Zoom con su bisnieto Archie. “Mi abuela y yo tenemos una relación realmente buena”, dijo.

Pero cuando Winfrey le preguntó sobre las relaciones con su padre, actualmente el primer heredero de la corona británica, Harry se bloqueó y tardó varios segundos en recomponerse. Insinuó que se encuentran en un punto incómodo, incluso hablando.

“Hay mucho que trabajar allí”, dijo Harry. “Me siento realmente decepcionado, porque él ha pasado por algo similar. Él sabe cómo se siente el dolor, y Archie es su nieto. Pero al mismo tiempo, por supuesto, siempre lo amaré, pero hay mucho dolor. Continuaré haciendo que sea una de mis prioridades tratar de arreglar esa relación”.

El miembro de la familia que destacó a lo largo de la conversación fue la madre de Harry, la princesa Diana, quien murió en un accidente de tráfico en París en 1997 cuando a él le faltaban dos semanas para cumplir 13 años. Diana también se había salido de la familia real y la partida de Harry ha generado comparaciones.

“Creo que ella se sentiría muy enojada por cómo ha salido esto y muy triste”, dijo, “pero, en última instancia, lo único que quería era que fuéramos felices”.

Winfrey dijo que ningún tema estaba prohibido en la entrevista, que ha generado titulares en todo el mundo y fue tan esperada como la entrevista entre Diana y el periodista de la BBC Martin Bashir en 1995.

Las entrevistas reales son históricamente poco frecuentes y la familia es escrupulosamente reservada en lo que revela al público, pero Diana compartió detalles íntimos sobre su matrimonio con el príncipe Carlos.

Mientras tanto, la familia real trata de mantener una apariencia de normalidad. La reina entregó un mensaje televisado para conmemorar el Día de la Commonwealth horas antes de la entrevista con Winfrey. El esposo de Isabel II, el príncipe Philip, de 99 años, abuelo de Harry, permanece hospitalizado después de un tratamiento cardíaco la semana pasada.

Han pasado menos de tres años desde que la pareja se casó en una boda repleta de estrellas en el Castillo de Windsor, a la que asistió Winfrey. Meghan fue aclamada en ese momento por modernizar la monarquía.

La pareja anunció en enero de 2020 que estaban “dando un paso atrás” de sus roles como miembros de alto rango de la familia real, una decisión que confirmaron el mes pasado. Y el día de San Valentín de este año, anunciaron que estaban esperando su segundo hijo.

Se espera que Harry regrese al Reino Unido en julio para la inauguración de una estatua de Diana.

Más fragmentos de la entrevista se emitirán este lunes por la mañana en el programa CBS This Morning, a partir de las 7 am, hora de la Costa Este.

Si usted o alguien que conoce está en crisis, llame a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255, envíe un mensaje de texto con HOME al 741741 o visite SpeakingOfSuicide.com/resources para obtener ayuda.