Texas ordena no desconectar la luz a quien no puede pagar por el temporal mientras millones siguen sin agua potable

Los reguladores de servicios públicos de Texas prohibirán temporalmente a las compañías eléctricas facturar a los clientes o desconectarlos por falta de pago después de que varios recibieran facturas desorbitadas. Muchos residentes siguen, sin embargo, sin suministro de agua potable.

Texas ordena no desconectar la luz a quien no puede pagar por el temporal mientras millones siguen sin agua potable
El gobernador de Texas, Greg Abbott, a la derecha, en una mesa redonda sobre seguridad pública y aplicación de la ley, el jueves 21 de enero de 2021 en Austin, Texas.AP Photo/Eric Gay (Source: Eric Gay)

(TELEMUNDO) - Mientras millones de texanos permanecían este domingo sin agua potable, la Comisión de Servicios Públicos de Texas (PUC, por su sigla en inglés) anunció que emitirá una moratoria para que las compañías eléctricas no desconecten a los ciudadanos de la red por falta de pago, ya que muchos enfrentan facturas que no pueden asumir tras el temporal, según anunció el domingo Greg Abbott, el gobernador republicano de Texas.

“Los texanos que han sufrido días de mucho frío sin electricidad no deberían estar sujetos a facturas de energía disparadas”, señaló Abbott en conferencia de prensa desde San Antonio.

Los avisos de hervir el agua se levantaron para unos cinco millones de los 14.9 millones de personas a las que se les advirtió que su agua no era segura para beber hace dos días, según confirmó Toby Baker, director ejecutivo de la Comisión estatal de Calidad Ambiental, en una conferencia de prensa el domingo. Casi 3.5 millones de botellas de agua se distribuyeron por helicóptero, avión y camión en todo el estado, según el mandatario republicano.

Los puntos de distribución de agua en Texas se podían ver este domingo rodeados de largas filas de residentes. Vanessa Fuentes, miembro del Concejo Municipal de Austin, publicó un video que muestra decenas de autos afuera de un complejo de fútbol al sur del centro de la ciudad. “El impacto de esta devastadora crisis se sentirá durante días”, tuiteó.

La PUC celebró una reunión de emergencia el domingo por la tarde, y anunció que, además de la orden de moratoria de pagos, continuará con el plan de pagos diferido por la crisis económica provocoda por el COVID-19 para los clientes que lo soliciten.

La comisión instó a los proveedores minoristas de electricidad a retrasar la facturación.

“Nuestra máxima prioridad como comisión y como estado es proteger a los clientes de los efectos devastadores de una tormenta que afectó su suministro de energía”, afirmó DeAnn Walker, presidente de la PUC. “La orden y las directivas están destinadas a ser temporales, probablemente hasta el final de esta semana, para abordar los posibles impactos financieros que son especialmente complicados de enfrentar en un momento extremadamente difícil”, añadió, según recoge el periódico Dallas Morning News.

Abbott se reunió el sábado con legisladores de ambos partidos para discutir los precios de la energía, ya que los texanos enfrentan aumentos masivos en sus facturas de electricidad después de que los precios mayoristas de la energía se dispararan mientras las plantas de energía estaban inactivas por el temporal.

Según el gobernador, abordar esos proyectos de ley y la falla de la red eléctrica son prioridades para los legisladores de Texas, y agregó que no permitirá que termine la sesión legislativa sin garantizar protecciones para la energía durante la demanda máxima, en verano e invierno.

La red de energía del estado, que es administrada por el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT, por su sigla en inglés), está operando a plena capacidad nuevamente, aunque más de 15,000 tejanos permanecen sin luz este lunes por la mañana, según datos de PowerOutage.us. Abbott afirmó que esperaba que la luz se restableciera por completo el domingo por la noche o el lunes.

“No terminaremos esta sesión hasta que ERCOR esté completamente preparado para el invierno, de modo que no volveremos a pasar por esto”, afirmó Abbott.

Abbott explicó que los clientes cuyas facturas de electricidad se dispararon la semana pasada durante el temporal y la demanda se disparara, estarían protegidos de facturas “irrazonables”.

El mandatario señaló que 10 millones de texanos todavía tienen la advertencia de hervir el agua del grifo y anunció que recibió autorización para permitir que los beneficiarios de bonos de alimentos entregados por el Gobierno federal los usen para comprar comidas preparadas, ya que estas subvenciones solo cubren la compra de abarrotes.También levantó algunas regulaciones para permitir que los camiones que distribuyen bebidas alcohólicas apoyen en la entrega de comestibles y agua embotellada, al tiempo que se reunió con integrantes de la legislatura local para discutir sobre las elevadas facturas de electricidad que han recibido algunos residentes después del temporal.

En Houston se retiró el aviso de hervir agua que había estado en vigor desde el miércoles mientras que alrededor de un tercio de los 1.5 millones de habitantes de San Antonio seguían bajo esa advertencia.

Más de cuatro millones de clientes se quedaron sin electricidad y al menos 22 personas murieron por las tormentas invernales, según NBC News, cadena hermana de Telemundo.

El presidente del país, Joe Biden, declaró el sábado el desastre mayor en Texas, y ordenó a las agencias federales que ayuden en la recuperación del estado. Según la División de Manejo de Emergencias de Texas, casi 90,000 texanos ya habían solicitado ayuda por desastre a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés).

La medida permite ofrecer no solo asistencia pública a los condados para recuperar infraestructura y asumir otras tareas, sino que también contempla apoyo a las personas que sufrieron daños en sus viviendas que no son cubiertos por las compañías de seguro y para la mitigación de riesgos.

Abbott ha ordenado una investigación sobre los cortes de energía mientras los funcionarios de ERCOT defienden sus preparativos y la decisión de comenzar los cortes forzados el lunes pasado cuando la red estuvo a punto de colapsar.

Los apagones han dado lugar a demandas contra ERCOT y los servicios públicos, incluida una presentada por la familia de un niño de 11 años que se cree que murió de hipotermia. Las demandas afirman que ERCOT ignoró repetidas advertencias sobre problemas en la infraestructura eléctrica del estado.