EE.UU. acusa a Salvador Cienfuegos de narcotráfico cuando era secretario de Defensa mexicano

El presidente Andrés Manuel López Obrador califica la situacióbn de “lamentable” e “inédita” pero opina que el Ejército y la Marina siguen siendo fundamentales para mantener la paz en México.

EE.UU. acusa a Salvador Cienfuegos de narcotráfico cuando era secretario de Defensa mexicano
El secretario de Marina Rafael Ojeda; Beatriz Gutiérrez Muller, esposa del presidente; Andrés Manuel López Obrador, y el secretario de Defensa Luis Crescencio Sandoval, durante el desfile militar de la Independencia, el 16 de septiembre de 2020. (Source: Marco Ugarte)

(TELEMUNDO) - El hombre que dirigió durante años las Fuerzas Armadas mexicanas fue arrestado el jueves por orden de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en California bajo cargos de narcotráfico, siendo el exfuncionario militar de más alto rango en ser detenido así, pero el actual presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, no considera que eso deba ser un tache contra el Ejército.

El jueves en la noche se anunció el sorpresivo arresto en Los Ángeles del general Salvador Cienfuegos, militar de carrera y secretario de la Defensa entre 2012 y 2018 (durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto). Cienfuegos está acusado de conspirar para manufacturar, importar y distribuir narcóticos en Estados Unidos y por lavado de dinero cuando estaba en el cargo de secretario de Defensa, según la imputación formal en su contra, hecha pública este viernes.

En la imputación no se aclara con qué cártel presuntamente colaboró. Es el segundo exfuncionario mexicano de alto nivel detenido en Estados Unidos por cargos de este tipo que ni siquiera estaba siendo investigado en su propio país.

Al pronunciarse este viernes sobre la detención, López Obrador opinó que “no deja de ser lamentable que esto suceda, pero la secretaría de la Defensa y la secretaría de la Marina, las Fuerzas Armadas de México, constituyen una garantía para mantener la paz, la tranquilidad en el país y para la defensa de nuestra soberanía”.

Agregó que “son tan fuertes que ni estos asuntos tan lamentables, como es el involucramiento de un secretario de la Defensa en casos de narcotráfico, las debilita”. Aun así destacó que “si se comprueba que hay una red de complicidades” con civiles o militares que están laborando en el Gobierno actual esas personas serán suspendidas “y en caso de ser responsables se procederá en contra de ellos”.

El anuncio del arresto parece haber tomado por sorpresa al Gobierno de México, cuyo canciller dio a entender anoche que no conocían los cargos, pero López Obrador dijo que desde hace 15 días la embajadora en Washington, Martha Bárcena, había comentado “que se hablaba de una investigación que involucraba al señor Cienfuegos”. Aclaró que Cienfuegos no estaba ni está bajo investigación en México.

No es la primera vez que un general de alto rango encargado del combate a la delincuencia termina siendo acusado de facilitar acciones ilegales o participar en ellas: Jesús Gutiérrez Rebollo, alguna vez el zar antidrogas de México, fue condenado a 40 años de prisión en los años 90 por haber colaborado con el capo llamado Señor de los Cielos, Amado Carrillo. El año pasado, además, el policía de carrera y exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna fue detenido en Estados Unidos y ahora enfrenta un juicio por colaborar con el Cártel de Sinaloa.

El tribunal que supervisa el caso contra García Luna, presidido por el juez Brian Cogan en Nueva York, también estuvo a cargo del juicio a Joaquín El Chapo Guzmán y ahí se llevará el proceso contra Cienfuegos, según dijo López Obrador este viernes.

.
. (Source: Getty Images)

En gran medida, el actual cuerpo de las Fuerzas Armadas siguen siendo muy similar como estaba integrado en 2018, cuando Cienfuegos los dirigía. Desde 2005 también fue comandante para varias regiones con presencia del narco, como Jalisco, Guerrero y Ciudad de México.

Durante su mandato sucedieron dos casos paradigmáticos de abusos del uso de la fuerza y violaciones a los derechos humanos por parte de militares: una masacre a modo de ejecuciones extrajudiciales en Tlatlaya, en el estado de México, y la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, que acaba de cumplir seis años sin que se sepa qué sucedió. Cienfuegos no permitió que se interrogara a militares presuntamente involucrados.

López Obrador, apodado AMLO, llegó al poder en 2018 en parte con la promesa de poner fin a abusos como esos y reducir con la militarización del país, que desde 2006 especialmente ha resultado en un derramamiento desmedido de sangre como parte de la llamada guerra contra el narcotráfico.

Sin embargo, AMLO ha terminado por darles mucho más poderes al Ejército y a la Marina, que ahora están encargadas hasta de las aduanas y los puertos, junto con la creación de una Guardia Nacional que dijo iba a ser de dirigencia civil pero es liderada por un militar que apenas se retiró de la labor activa.

El decreto de López Obrador para que los militares intervengan también en la seguridad pública con civiles, pese a un historial de mascares y ejecuciones extrajudiciales (como las perpetradas durante el mandato de Cienfuegos), fue declarado inconstitucional precisamente este mismo jueves.

Un juez federal recalcó en el fallo que el decreto “evidencia que la autoridad responsable”, es decir el presidente, “ha incorporado a las Fuerzas Armadas dentro del sistema ordinario y permanente de seguridad interior en tiempos de paz, en contravención a las condiciones constitucionales”.

López Obrador indicó hoy que todo lo imputado a Cienfuegos “debe probarse. No podemos adelantar vísperas, no podemos hacer juicios sumarios”, aunque opinó que el arresto del general y el de García Luna, ambos en Estados Unidos, demuestra “que el principal problema de México es la corrupción”.

No obstante, recalcó en varias ocasiones que, para él, las Fuerzas Armadas y sus actuales líderes siguen siendo “incorruptibles”.

Derechos de Autor KTLE 2020. Todos los Derechos Reservados