La ACNUR instala 48 unidades de vivienda para migrantes tras el paso de Hanna por el noreste de México

En respuesta a la pandemia de coronavirus, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados ha comenzado a instalar 48 unidades de vivienda que se utilizarán como centros de salud y alojamiento para migrantes.

La ACNUR instala 48 unidades de vivienda para migrantes tras el paso de Hanna por el noreste de México
La ACNUR instala 48 unidades móviles para refugiados en México. (Source: ACNUR)

(TELEMUNDO) - El paso de la tormenta Hanna por el noreste de México ha puesto a los migrantes que esperan en ese país por la respuesta a sus solicitudes de asilo en Estados Unidos entre la espada del mal tiempo y la pared del coronavirus.

Por ello, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) anunció el lunes que instalará 48 unidades móviles para brindar ayuda humanitaria a los migrantes.

“Estas unidades se pueden adaptar a muchos usos, en el caso de México se están instalando en centros de salud para que puedan utilizarlos como áreas para triar o incluso aislamiento de personas contagiadas o expuestas al COVID-19”, dijodurante una entrevista telefónica Sibylla Brodzinsky, oficial regional de ACNUR para Centroamérica y México.

Algunas de estas estructuras prefabricadas, que la ACNUR utiliza para dar refugio a millones de personas alrededor del mundo, serán instaladas en las ciudades de Reynosa y Matamoros, donde las lluvias torrenciales de Hanna anegaron las tiendas de un campamento migratorio improvisado de 1,300 personas cerca de del Río Grande.

“Estas unidades se usan en todas partes del mundo. En México se están usando dentro de la respuesta ante la pandemia por Covid-19 para incrementar espacios de aislamiento y la capacidad de los centros de salud para atender a los pacientes. En albergues también servirán para ampliar los espacios de alojamiento”, dijo en un comunicado Phoebe Goodwin, oficial encargada de albergues de ACNUR en México. 

La ACNUR dijo que otras unidades serán instaladas en ciudades fronterizas en el noroeste mexicano, como Ciudad Acuña y Tijuana.

La agencia de la ONU destacó que estas estructuras de acero con techos y paredes de plástico, en su mayoría de una habitación, se han vuelto necesarias tras la pandemia, porque muchos de los refugios tradicionales para migrantes en México han cerrado sus puertas o han reducido su capacidad por el temor a que se propague el coronavirus.

Un refugio para migrantes en Caborca, Sonora, dirigido por el grupo Pueblo Sin Fronteras, reportó la primera muerte de un migrante de COVID-19 la semana pasada.

El grupo dijo en un comunicado que el migrante, un hondureño de 47 años, murió el jueves en el refugio al regresar de un hospital local.

Caborca es una ciudad cerca de la frontera con Arizona, que ha servido durante mucho tiempo como punto de partida para los migrantes que buscan cruzar la frontera caminando por el desierto.

Derechos de Autor KTLE 2020. Todos los Derechos Reservados