Ana María Canseco descubre que su madre es su hermana ¿Por qué mentirle a los hijos?

Ana María Canseco descubre que su madre es su hermana ¿Por qué mentirle a los hijos?

MIDLAND, Texas (KTLE) - Ana María Canseco vivió engañada sobre la identidad de su madre hasta su adolescencia. La figura de la televisión hispana creció creyendo que su mamá era su hermana. Según una entrevista de la perdiodista Neida Sandoval publicada por People en Español, su abuela la educó como a otra hija más porque su mamá se embarazó muy jovencita. Ella matuvo el secreto familiar pensando que era lo mejor para todos. Fue cuando murió su abuela que le dijeron la verdad a Ana María. “En ese momento el mundo se me vino abajo. Había sido un secreto como una novela…Nos dimos cuenta de que ella me quería mucho, que las dos éramos buenas personas, que teníamos que estar orgullosas la una de la otra, comprendernos y saber que cada quien hubiera actuado de forma diferente de acuerdo a lo que te toca vivir y experimentar”, dijo la queridísima mexicana.

La presentadora explicó que antes no podía hablar del tema sin llorar, pero ya lo ha superado.

“Ahora lo veo, fui doblemente bendecida, porque no nada más tengo a mis tíos, que son mis hermanos, sino también tengo a mis hermanos, entonces tengo lo mejor de los dos mundo”, sostuvo.

Los expertos afirman que cuando los padres le mienten a sus hijos, sin proponérselo, le hacen daño en su vida adulta.

Según un estudio de la Universidad de Toronto su autoestima es lastimada.

Mientras un artículo de la revista Frontiers of Psychology sostiene que se afecta su desarrollo psicosocial, además de que tienden a ser mentirosos cuando crecen.

Además, es difícil que puedan confiar en otras personas. La razón es que al sentirse traicionados por un ser querido crean una coraza para protegerse del resto del mundo. También suelen sufrir mucho en sus relaciones de pareja.

Por esto, nunca hay que mentirle a los hijos.

Derechos de Autor KTLE 2019. Todos los Derechos Reservados