Las primeras fotos de Meghan Markle tras dar a luz han dado mucho de qué hablar por su vientre pronunciado.

Las primeras fotos de Meghan Markle tras dar a luz han dado mucho de qué hablar por su vientre pronunciado.

MIDLAND, TX (KTLE) - Las críticas a Meghan Markle por tener el vientre inflamado tras el nacimiento de su primer hijo junto al príncipe Harry nos hacen pensar sobre los cambios que tiene el cuerpo tras un parto. Quizá el cambio más notable es el abultamiento del estómago que hace que te veas de 6 meses de embarazo. Esto se debe a que el vientre se va hinchando a medida que el bebé crece pero tras el nacimiento del bebé el vientre no regresa a su tamaño habitual inmediatamente. El proceso de normalización del vientre es lento y poco a poco irás notando como regresa a la normalidad. Lo primero que regresa a su tamaño habitual es el útero, tras el nacimiento del bebé la liberación de hormonas se normaliza y esto hace que se contraiga llegando a su tamaño normal en cuatro semanas. Las células del cuerpo que se hincharon durante el embarazo comenzarán a soltar el exceso de líquido a través de la orina, secreciones vaginales y la transpiración. La grasa que se acumula durante el embarazo comenzará a quemarse con la lactancia y practicando ejercicio de manera regular.