Exmarine deportado a México regresa a EEUU

Exmarine deportado a México regresa a EEUU

Por JULIE WATSON

SAN DIEGO (AP) — Un exmarine estadounidense que fue deportado a México hace 15 años tras ser hallado culpable de un delito menor regresó el jueves a Estados Unidos tras ganar la batalla legal para recuperar su residencia permanente. Marco Chávez cruzó la frontera en Tijuana con sus padres en una emotiva bienvenida días antes de la Navidad.

Chávez dijo que se sintió abrumado por la emoción al regresar a territorio estadounidense. "No lo podía creer", dijo a reporteros a las puertas de un McDonald's, a poca distancia de la línea limítrofe. "Ahora tengo que creerlo, pues aquí estoy".

Manifestó que será una Navidad inolvidable, estando con su familia. "Podré despertar el día de Navidad, abrazarlos, que sepan que estoy en casa", expresó.

Su padre, Antonio Chávez, estuvo a su lado y dijo a reporteros en español que estaba agradecido de tener de vuelta a su hijo.

El regreso suscita esperanzas entre cientos de otros veteranos militares estadounidenses que han sido deportados, dijo Nathan Fletcher, un veterano de la Infantería de Marina cuya organización abogó por la causa de Chávez.

"Nosotros los que hemos servido a nuestro país y luchado por él, no descansaremos hasta que todos hayan regresado", dijo Fletcher.

Chávez dijo que se pasó el día haciendo las maletas y sacando un carrito rojo en el que llevaba a sus hijos cuando eran niños en Tijuana tras su deportación. Se lo llevó de regreso a Estados Unidos para mantenerlo como recuerdo.

Un fallo de un juez de inmigración el mes pasado permitió el regreso de Chávez.

Chávez dijo que el progreso en su causa se produjo cuando la Unión Americana de Libertades Civiles le encontró un abogado, lo que llevó a que el gobernador de California Jerry Brown le perdonase por una convicción en 1998 por crueldad hacia animales por golpear a un perro. Chávez dijo que otra persona fue responsable.

Brown, demócrata, dijo: "Chávez sirvió a nuestro país, se ganó el perdón y merece regresar".

Chávez era un bebé cuando sus padres lo llevaron a Estados Unidos. Sirvió cuatro años en la Infantería de Marina y recibió una baja honorable. Cumplió 15 meses en un penal estatal por el caso del perro y fue deportado en el 2002, teniendo que aprender español y encontrar trabajo en un país que le era ajeno.

Chávez dijo que su esposa encontró muy difícil la vida den Tijuana, una ciudad norteña mexicana plagada por violencia en la que las escuelas son pobres y hay poco trabajo. Ella regresó eventualmente a Estados Unidos y se estableció con sus hijos en Iowa luego de divorciarse de Chávez.

Chávez tiene ahora 45 años y sus hijos tienen entre 17 y 21 años. Lo visitaron por última vez en Tijuana en el 2013.

Sus padres, que viven en Los Ángeles, lo visitaron regularmente. Chávez planea vivir con ellos mientras espera el remplazo de su tarjeta de residencia permanente. Entonces se mudará a Iowa y tratará de fortalecer las relaciones con sus hijos.

Espera además naturalizarse un día.