Planes de Trump entorpecerían futuro de jóvenes con DACA - Por

Planes de Trump entorpecerían futuro de jóvenes con DACA

Publicado Actualización
Manifestantes sostienen carteles que dicen “Estamos aquí para resistir” y “ICE fuera de California” durante un acto de apoyo a una legislación californiana que ofrece protección a los inmigrantes que están en EEUU ilegalmente. Manifestantes sostienen carteles que dicen “Estamos aquí para resistir” y “ICE fuera de California” durante un acto de apoyo a una legislación californiana que ofrece protección a los inmigrantes que están en EEUU ilegalmente.

Por JILL COLVIN

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Donald Trump está dando los toques finales a una serie de principios para hacer frente a la inmigración ilegal que podrían entorpecer los esfuerzos por resolver el status de los inmigrantes sin permiso de residencia que fueron traídos al país de niños.

Se espera que esos principios reduzcan enormemente los cupos para la inmigración legal, según personas al tanto de las conversaciones. También se reformaría el sistema de tarjetas verdes, como se le dice al permiso de residencia, para que una persona no pueda solicitar la residencia permanente de familiares, incluidos hermanos e hijos adultos.

Es previsible que la Casa Blanca apoye los principios del proyecto Davis-Oliver, que contempla darles a las autoridades locales atribuciones para hacer cumplir las leyes de inmigración --algo que ahora es facultad del gobierno nacional-- y escribir su propia legislación inmigratoria. El gobierno solicitaría asimismo miles de millones de dólares para reforzar la seguridad de las fronteras, mayor capacidad para alojar inmigrantes detenidos y más jueces de inmigración.

No estaba claro si estos principios, que serían anunciados en los próximos días, constituyen una expresión de deseos o instrucciones específicas que la Casa Blanca espera le hagan a cambio de aprobar una legislación que regularice el status de los beneficiarios del programa DACA, siglas en inglés de la iniciativa conocida como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que deja en suspenso la deportación de los jóvenes traídos al país de niños y que se criaron en Estados Unidos.

Bajo un plan escalonado anunciado el mes pasado por Trump, más de 150.000 beneficiarios de DACA cuyos permisos expiraban antes del 5 de marzo tenían la oportunidad de solicitar una renovación. Ese plazo venció el jueves.

Trump le dio al Congreso seis meses para aprobar una legislación que reemplace ese programa, que no solo suspende la deportación sino que autoriza a los jóvenes a trabajar y estudiar.

Si bien las cifras finales no se conocerán hasta la semana que viene, el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional David Lapan dijo que unos 118.000 de los aproximadamente 154.000 jóvenes que podían pedir unan renovación lo habían hecho hacia el mediodía del jueves. En otras palabras, 36.000, o un 23%, no lo hicieron. Se aceptaban solicitudes hasta la medianoche.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders se abstuvo de comentar detalles de los principios de inmigración el jueves. El mes pasado adelantó que se contemplaba prohibir a las ciudades santuario el que se nieguen a compartir información con las autoridades inmigratorias nacionales, más fondos para jueces de inmigración y apoyar iniciativas que buscan limitar la inmigración legal.

Ali Noorani, directora ejecutiva del Foro Nacional de Inmigración, que promueve la causa de los inmigrantes, dijo que si esas propuestas son aprobadas, será poco probable que se resuelva el status de los beneficiarios de DACA.

“Si el presidente vincula todos estos elementos con el DREAM Act (una fallida propuesta legislativa que regularizaba el status de los beneficiarios de DACA)”, sostuvo, Trump sería responsable “de la deportación de 800.000 jóvenes, algo que casi nadie quiere con excepción de Stephen Miller”, el asesor de Trump que elaboraba esos principios.

El senador republicano David Perdue se mostró optimista.

“Los demócratas quieren resolver el status de los beneficiarios de DACA y nosotros queremos arreglar el sistema de inmigración”, manifestó.

“Esta es una gran oportunidad de resolver el problema de DACA y de una vez por todas resolver todos los problemas de este sistema de inmigración que no funciona”, agregó.

Pero Jeff Flake, otro senador republicano que tiene su propia propuesta sobre leyes inmigratorias, opinó que es poco probable que el Senado acepte una iniciativa que reduce la inmigración legal, haciendo notar que cualquier legislación sobre DACA requerirá el apoyo de los demócratas.

“Con el plazo que tenemos para el DACA, me parece poco realista pensar que vamos a producir una reforma inmigratoria integral como esa”, indicó. “No creo que suceda”.

___

La reportera de AP Erica Werner colaboró en este despacho.

Powered by Frankly